ASOCIACIÓN DE PACIENTES CON FIBROMIALGIA,
FATIGA CRÓNICA Y OTRAS ENFERMEDADES REUMÁTICAS
MIJAS-FUENGIROLA

¿Qué es el Síndrome de Fatiga Crónica?

El Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) es una enfermedad compleja y debilitante caracterizada por una fatiga intensa, física y mental, que no remite, de forma significativa, tras el reposo y que empeora con actividad física o mental. La aparición de la enfermedad obliga a reducir sustancialmente la actividad y esta reducción de actividad se produce en todas las actividades de la vida diaria.


El impacto del SFC en la vida del enfermo es muy grande, tanto por la enfermedad en sí misma como por el aislamiento e incomprensión del entorno, dando lugar a un gran deterioro de la calidad de vida del paciente.
En el SFC igualmente existe el dolor, pero el síntoma predominante es la fatiga profunda y el cansancio importante que no cede con el reposo y que, según el grado de afectación del paciente, puede llevar al enfermo a una situación de agudización transitoria hasta el punto de no poderse mover de la cama y precisar ayuda para las actividades de la vida diaria.


Además el SFC se acompaña de febrícula (no más de 38º), dolor de garganta, faringitis persistentes, afonías, dificultad para tragar, sensibilidad dolorosa en los ganglios linfáticos, migrañas, sueño no reparador, disminución importante de la memoria, arritmias cardiacas, taquicardias, mareos, bajadas bruscas de tensión, síncopes cortos taticos, etc.
La enfermedad es crónica (curaciones inferiores al 5-10%) y de un gran impacto en la vida del enfermo. De hecho, la mejor medida del impacto de la enfermedad es evaluar las actividades previas y posteriores a la instauración de la enfermedad, tanto en la esfera física, como en la intelectual.


Todavía se desconoce la causa del Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) y no disponemos de pruebas específicas de diagnóstico, pero la mayor parte de grupos de estudiosos creen que las infecciones (sobre todo las producidas por determinados virus), la respuesta autoinmune y los agentes tóxicos o las sustancias químicas, pueden desencadenar la enfermedad incluso a dosis consideradas "de seguridad" para la mayoría de la población.


El SFC, al igual que la fibromialgia es una enfermedad multisistémica que hace que afecte a muchas partes del organismo, compartiendo con la fibromialgia síntomas que a veces pueden confundir el diagnóstico. Fibromialgia y SFC son dos enfermedades diferenciadas y su diagnóstico y tratamiento también deben serlo.
Fuentes:


Web del Instituto Ferrán de Reumatología


Web de la Confederación Española de Fibromialgia y Fatiga Crónica